Ciudades de Papel.

Fue un regalo de cumpleaños, no pensaba leerlo, según la sinopsis me pareció una chorrada, pero acabó salvándome.

WIN_20150414_193317

“En su último año de instituto, Quentin no ha aprobado ni en popularidad ni en asuntos del corazón… Pero todo cambia cuando su vecina, la legendaria, inalcanzable y enigmática Margo Roth Spiegelman, se presenta en mitad de la noche para proponerle que le acompañe en un plan de venganza inaudito. Después de una intensa noche que reaviva el vínculo de una infancia compartida y parece sellar un nuevo destino para ambos, Margo desaparece dejando tras de sí  un extraño cerco de pistas.” 

Esa era toda la información que poseía del libro mientras consideraba si se merecía mi tiempo, una simple sinopsis. Bueno, eso y la insistencia de las amigas que me habían regalado el libro. Al final decidí darle una oportunidad porque me encantó Bajo la misma estrella y me gusta la forma de escribir del autor, pero no daba ni dos duros por el libro. Aun así parecía apropiado para mi y para el momento que estaba viviendo.

El libro se centra en la vida de Quentin,que está a pocas semanas de graduarse del instituto e irse a la universidad; Margo es su vecina, la típica chica popular de película americana, para que engañarnos, pero el autor le da un toque de misterio, de manera que no llegamos a conocerla realmente hasta el final del libro, nunca sabemos lo que está pensando o por qué hace lo que hace.

Al principio, pensé que era bastante interesante, pensé que era una de esas personas que te encuentras pocas veces en la vida pero que te cautivan al segundo, porque son diferentes y no saben que lo son. Pero a medida que seguía leyendo, me di cuenta, no sé en qué punto, de que Margo no es una de esas personas, que solo es una inmadura intentando encontrarse a sí misma, como todos los demás, y pensé que quizás haya alguien por ahí que piense que soy fascinante, quizás todos seamos fascinantes para alguien…

Pero no me quiero desviar del tema. El caso es que cuando Margo desaparece de la noche a la mañana, la vida de Quentin se convierte en la búsqueda incansable de la chica de sus sueños, involucrando también a sus mejores amigos: Ben y Radar. Y, al final te das cuenta de que todo el libro es una odisea, que lo importante no es si encuentran o no a Margo, lo importante son las aventuras que los tres amigos viven en el viaje y los cambios que se producen en ellos.

La verdad es que me ha gustado el libro, pero no por la historia ni por los personajes, que en general me parecen un poco esteriotipados, si no por la naturalidad y el realismo con el que el autor trata los diferentes temas,y por eso leo a John Green, por su estilo, no por sus historias. Aunque no solo me ha gustado por eso.

Sé que si lo hubiera leído en otro momento de mi vida, lo hubiera echado a la pila de “Libros que no volveré a leer”, pero para mi ha sido un verdadero salvavidas y quizás no vuelva a leerlo pero lo recodaré con cariño siempre. ¿De qué me salvó? Pues de mi misma. Se suponía que yo estaba viendo a alguien, que por fin Le había encontrado;no era nada serio pero teníamos una confianza y de repente, de la noche a la mañana desapareció. No se lo conté a nadie, me dolía demasiado y en cierto modo albergaba la esperanza de que volviera y entonces, en un intento desesperado de dejar de pensar en él, empecé a leer. Primero solo era una distracción, pero después empecé a verme reflejada en Quentin y el libro se convirtió en una especie de terapia y cada vez que lo leía estaba bien.

Para cuando acabé de leerlo, no me importaba la historia, no me importaba que no me gustara el final, lo único que me importaba es que me valoraba mucho más a mi misma y ya no pensaba en él. Finalmente pude hablar del tema porque ya no dolía, había decidido que no era mi culpa, y que no tenía que avergonzarme de nada.

Esta es solo mi experiencia personal, bastante subjetiva y creo que no podrá aplicarse a nadie más, porque ninguna experiencia es igual, ningún sentimiento es idéntico y la inspiración puede aparecer en cualquier momento, puede estar en las cosas más insignificantes y quizás este libro ha sido importante para mi, quizás me haya ayudado a salir del paso, pero nadie pueda ver lo que yo vi en él… Así que si lo habéis leído, si os ha ayudado a superar algo, si no os ha gustado, si os ha encantado… Comentadlo, a lo mejor no estoy sola en esto.

Por cierto, me enteré después de leerlo de que han hecho la película del libro y que se estrenará este verano, supongo que iré a verla y ya os contaré qué me ha parecido. Mientras tanto aquí os dejo el trailer.

Anuncios

Pride!

Acabo de ver Pride una comedia inglesa (muuuuy inglesa) que se estrenó en septiembre de este año y tengo lágrimas en los ojos mientras escribo esto, pero no de pena, sino de felicidad y emoción porque es un subidón de película.

pride

Me encontré con el trailer en Youtube por casualidad y la verdad es que me vino de perlas porque estaba buscando una peli que ver esta noche. Lo primero en que me fije fue en que mi queridísimo Bill Nighy aparecía en este peliculón y tengo por regla tragarme todas las pelis que cuenten con su presencia. Lo segundo que llamó mi atención fue el tema (basado en hechos reales) ¿Mineros del sur de Gales y Homosexuales luchando juntos por la misma causa? Como buena “mariliendre” no me lo pensé dos veces y busque algún link perdido en internet.

La película nos lleva al año 1984, año en el que se desarrollaron las famosas huelgas mineras de Gran Bretaña por las que casi todo el país se movilizó, aunque acabaron con la victoria de la entonces Primera Ministra, Margaret Thatcher.

Mientras que en el sur de Gales las minas están siendo cerradas y miles de personas perdiendo sus trabajos, en Londres es el día del orgullo gay y cientos de jóvenes se echan a la calle para reivindicar sus derechos, pero un joven, Mark Ashton, que esa misma mañana había visto en las noticias cómo miles de mineros eran acosados por el gobierno y más directamente por la policía, decide levantar una pancarta para mostrar su apoyo a todos los mineros del Reino Unido y esa misma noche funda junto con sus amigos el grupo Lesbians and Gays Support the Miners, y comienzan a recaudar fondos esperando que alguna organización de mineros aceptase su apoyo, sin mucho éxito al principio, pero finalmente el pueblo de Onllwyn acepta su ayuda.

Al principio se produce un choque entre los dos grupos (los mineros y los homosexuales) pero poco a poco, el extraño grupo de Londres conquista a casi todo el pueblo y las visitas se repiten de ambas partes. Consiguen incluso recaudar miles de libras para ayudar a las familias de los mineros en paro gracias a un festival benéfico (Pits and Perverts).

Pero la película no es puramente histórica, sino que nos permite adentrarnos en el drama personal de los personajes, desde la represión sexual hasta el SIDA, pero lo que de verdad se trata en esta película es la humanidad. Cómo a pesar de nuestras diferencias todavía podemos encontrar una causa por la que unir nuestras fuerzas, porque todos somos hermanos al fin y al cabo, y somos más parecidos de lo que pensamos, solo tenemos que darnos una oportunidad a nosotros mismos.

Personalmente, está película tenía todo lo necesario para enamorarme, para empezar es una inglesada (Que a mi me encantaaan), para seguir un reparto que incluye, a parte de a mi querido Bill, a Imelda Staunton; un profundo y marcado acento galés, que es precioso; muchos muchos gays y, sobre todo, unos viejitos pueblerinos entrañables. Y es que no hay cosa que me ablande más el corazón que viejitos de mente abierta que den ejemplo a las generaciones más jóvenes aceptando a aquellos que todo el mundo considera diferentes.

Otro ingrediente clave es, sin duda alguna, la entrega y resolución de un grupo oprimido y la lucha sin descanso de otros sometidos a una diferente opresión combinados para luchar por una causa más que justa. Una causa de las que decimos que ya no quedan, pero sí que quedan, las vemos todos los días en las noticias, pero es muy fácil quejarse y decir que nadie hace nada mientras estamos sentados en el sofá hablando de cómo cambiaríamos el mundo si pudiésemos. Bien, pues esta película es un buen ejemplo de que sí podemos; el mundo es nuestro para moldearlo, para hacerlo mejor, no importa lo pequeña que sea tu contribución, quizás no consigas nada, pero al menos podrás decir que lo intentaste.

Ahora mismo, sigo llorando y no puedo parar, tengo la banda sonora de fondo (que merece mucho la pena) y no puedo dejar de pensar que la vida es corta y, en cierto modo, estoy malgastando el regalo que me dieron hace veinte años: Es ahora cuando los jóvenes, nuestra generación, tenemos que levantarnos del sofá y luchar por el “futuro mejor” que nuestros padres querían darnos, de crear un futuro incluso mejor para nuestros hijos. Es ahora cuando podemos permitirnos ser apasionados, comprometernos con una causa hasta el final, elegir un buen camino, hacer algo que cuente.

Nuestra generación no ha vivido una gran guerra, como la que vivieron nuestros bisabuelos, ni una dictadura como nuestros abuelos, no hemos tenido que elegir un bando como hicieron ellos, ni fuimos educados en un sistema opresivo como nuestros padres, que encontraron en la rebeldía su válvula de escape. Nosotros lo hemos tenido todo, nos han criado entre plástico de burbujas y nos han dado libertad para ser quien queramos ser y lo hicieron porque nos quieren, porque no querían que sufriéramos lo que sufrieron ellos, pero, en cierto modo, nos han dejado indefensos ante el mundo, pero eso sí, con la inquietud en la mente y, aun, la rebeldía en nuestros corazones, así que alcémonos juntos por alguna buena causa, antes de que sea demasiado tarde.

Todos estos sentimientos ha despertado esta película, así que supongo que merece la pena verla y os invito a que la disfrutéis tanto como yo. Solidarity Forever!

Pride film still

Peaky Fucking Blinders!

Este ha sido el primer fin de semana sin la que se ha convertido en mi serie favorita: Peaky Blinders; y ha sido duro, muy duro. Ahora, como todos los demás fanáticos de esta gran obra maestra me pregunto qué voy a hacer un año entero sin nuevas aventuras de Thomas Shelby y cía.

Pero bueno, ajo y agua y a rezar porque Steven Knight (Director y creador) se de prisa en devolvernos a nuestros Gangsters favoritos. Mientras tanto y solo para ahogar mis penas voy a escribir una pequeña reseña sobre la segunda temporada de esta genialidad.

peaky-blinders-poster

Después de una primera temporada tan magnífica, tenía mis serias dudas de que una segunda temporada pudiera estar a la altura, pero me equivocaba, la nueva entrega ha superado con creces a la anterior.

Para empezar el reparto ha aumentado ¡Y de qué manera!

El omnipresente Thomas Shelby (Cillian Murphy) que es el alma de esta serie, está mejor que nunca en esta última entrega, sigue enamorando con sus planos a cámara lenta y sus comentarios ingeniosos. Sus planes geniales siguen sorprendiendo y en esta temporada ha demostrado de nuevo que nadie puede ganarle. Llegados a este punto yo, personalmente, he encontrado un nuevo modelo a seguir y cada vez que la vida me pone un obstáculo yo me pregunto: ¿Qué haría Thomas Shelby?

Peaky_Blinders_Serie_de_TV-713495787-large

Junto a Thomas no podían faltar sus hermanos John (Joe Cole) y Arthur (Paul Anderson). De este último hemos podido ver mucho más en esta segunda temporada, una parte más humana, que se asomaba ya al final de la primera temporada, y también, y como contraposición, una parte más animal. El personaje de Arthur se nos ha presentado en los nuevos episodios como un alma atormentada aún por la Gran Guerra que busca refugio en la lucha y más tarde en la droga, supongo que veremos mucho más de este Arthur en la tercera temporada, o al menos espero que así sea, porque si algo me ha quedado claro en esta segunda temporada es que Paul Anderson es un actorazo y quiero volver a verle perder los papeles.

Lástima que de John todavía no hayamos visto mucho. Yo descubrí esta serie gracias a Joe Cole, ya que soy gran fan de él desde que lo vi en la sexta temporada de Skins en el papel de Luke; sin embargo, creo que no le están haciendo justicia en esta serie, ya que apenas podemos ver nada de su carácter, pero he notado indicios de que la tercera temporada va a ser diferente para el joven Shelby.

Peaky-Blinders-Season-2-FT-779x400

Helen McCrory ha conseguido lo imposible al realizar una actuación incluso más brillante en el papel de Polly en esta última temporada. La hemos visto como una mujer desesperada, como una mujer rota, como una madre, como una amante y como una Shelby. Por fin su personaje ha llegado a su punto más álgido y ha conseguido arrancarme unas cuantas lágrimas esta temporada. En la primera temporada la veíamos más como una mujer imperturbable que lo tenía todo bajo control, pero en esta por fin hemos visto a una Polly más humana. Me quito el sombrero mil veces ante Helen McCrory.

tumblr_naofvrYjoB1qi0gsuo1_500

También hemos vuelto a ver a Sam Neil en el papel de Major Campbell, después de resolver la incógnita con la que nos dejó la temporada anterior. Esta vez (pido perdón por mi lenguaje) ha vuelto incluso más cabrón que antes, sí, es posible, se ha vuelto más cabrón, habrá sido el… Y hasta ahí puedo leer.  El caso es que este personaje que tanto odio nos inspira ha encontrado una nueva forma de tocarle las narices a nuestro querido Thomas e incluso de llegar hasta sus seres más queridos, o si no que se lo pregunten a Polly. Pero odios aparte, la actuación de Sam Neill es inmejorable, un gran aplauso señor Neill, ha conseguido usted que le odie.

peaky_blinders_4

Pero dejemos a un lado al reparto original y pasemos a las nuevas incorporaciones:

Finn Cole, el hermanito pequeño de Joe Cole (John Shelby) llega a la serie como Michael, el hijo arrebatado de Polly, que consigue introducirse en los negocios Shelby en un abrir y cerrar de ojos. Es un personaje, en mi opinión, bastante contradictorio ya que se nos presenta como un buen chico que ni fuma ni bebe y que nunca le haría daño a una mosca, pero en seguida podemos comprobar que no es tan inocente el angelito, y su insistencia por meterse de lleno en el negocio familiar me hace dudar de sus intenciones, pero supongo que tendremos que esperar para averiguar que se trae entre manos el nuevo miembro de la familia.

Peaky Blinders Episode 5

El matrimonio Hardy también se ha colado en la nueva temporada de Peaky Blinders, él, Tom Hardy, se mete en el papel de Alfie Solomons, un judío que controla Camden Town y que está perdiendo la guerra contra los italianos. Se nos presenta como un aliado que puede convertirse en enemigo en cuanto Thomas vuelva la espalda, tiene claras sus prioridades y no se anda con tonterías. Es un personaje ameno que se gana al público desde el segundo capítulo (más que nada porque en el primero no sale) con su habla indescifrable y su sarcasmo desenfadado. Pero cuidadín con el Señor Solomons que la puede liar en cuestión de segundos.

Peaky-Blinders-Tom-Hardy

La señora de Hardy, Charlotte Riley se ha metido en la piel de May Carleton, una mujer de la alta sociedad y preparadora de caballos de carreras que consigue ablandarle un poquito el corazón al enigmático Thomas Shleby. Una mujer de carácter que sabe lo que quiere, va a por ello y no se da por vencida. Personalmente, me encanta su personaje, mucho más que el de Grace (Annabelle Wallis) que también vuelve a esta temporada (contra todo pronóstico) para volver a conquistar el amor del señor Shelby. Todo indica que en la tercera temporada tendremos una guerra entre estas dos mujeres.

gracetumblr_nbz2t7TG7x1so0ng9o1_500

Por último, pero no menos importante, conocemos al villano por excelencia de esta temporada Sabini (Noah Taylor) jefe de la mafia italiana en Londres, controla más de la mitad de la ciudad y todos los hipódromos del sur, su mayor enemigo es Alfie Solomons, pero solo antes de que llegase Thomas Shelby a la ciudad. Este villano todavía no ha dicho todo lo que tenía que decir y volverá en la tercera temporada para dar más guerra si cabe, junto con el siniestro de su mayordomo (o lo que sea).

p0278yrv

En estos seis episodios que conforman la segunda temporada hemos visto cómo los hermanos Shelby pondrán rumbo sur para hacerse con el control de Londres, no sin algún revés, y cómo poco a poco se acercan cada vez más a la legalidad absoluta que tanto ansían.

Los hechos tienen lugar dos años después de los acontecimientos de la primera temporada y en el primer capítulo nos toca pasar un mal trago y despedirnos de Freddie Thorne (Iddo Goldberg) y perderle un poco la pista a Ada Shelby (Sophie Rundle). Pero por lo demás, los Peaky están mejor que nunca y su negocio ha prosperado, por ello, Tommy piensa que el siguiente paso será el sur, conquistar la capital y esta decisión será la que llene esta temporada de planes descabellados, peleas y nuevas caras. Sin embargo, también hay asuntos que Thomas deberá atender en Birmingham y el regreso de su “viejo amigo” el señor Campbell no hará más que empeorar las cosas. peaky-blinders

Los irlandeses seguirán armando jaleo y siempre hay tiempo para una buena juerga en El Garrison. La banda sonora sigue siendo impecable y las intros con Red Right Hand de fondo son exquisitas. Tenemos tiempo para desgracias, celebraciones, reencuentros, alcohol, sexo y tensión, mucha tensión. Sobre todo en el último capítulo, cuyos últimos diez minutos son una verdadera obra maestra.

Es una pena que todavía tanta gente no haya oído hablar de esta gran obra maestra británica que a tantos ha cautivado ya, y todavía es peor que se la ignore en las entregas de premios, pero es solo cuestión de tiempo que este diamante deslumbre al mundo y por eso no me preocupa.

Sé que con esta reseña no le hago justicia a tal genialidad, y que quizás sea demasiado breve, pero si hay algo que odio es que me destripen una serie en una reseña y lo único que intento es que os entren ganas de verla, o al menos una ligera curiosidad por saber de qué hablo. Ahora toca esperar un año, un largo año, antes de volver a ver a los “Brummies” en la pequeña pantalla de mi ordenador, así que creo que hablo por todos cuando digo: ¡Vuelve pronto con nosotros, Tommy!

Captura

A todos los chicos de los que me enamoré.

A todos los chicos de los que me enamoré de Jenny Han, no es más que otro libro de romance juvenil que añadir a mi estantería, o al menos eso pensé cuando lo compré.

image

Empecé la lectura durante mis vacaciones familiares para evadirme un poco de la realidad (Padres pesados, hermanos pequeños, playa y más playa) y me encontré a mi misma devorándolo sin descanso.
En esencia no es más que otra novela para adolescentes romanticonas, pero la verdad es que te hace sentir y, aunque por un lado no puedes parar de leer, por otro temes llegar a la última página y despedirte de todos los personajes, porque sabes que te invadirá esa sensación de vacío que se te queda en el cuerpo después de acabar un buen libro.
Eso es lo que estoy experimentando ahora mismo y me pregunto cómo soportaré cuatro días más de familia.

SINOPSIS: Lara Jean, una adolescente soñadora, miedosa y hogareña que nunca ha salido con un chico, su vida amorosa es inexistente hasta que alguien envía sus cartas de amor. Cartas que no escribe con la intención de que lleguen a su destinatario, ni de que nadie las lea, son cartas de despedida que escribe cuando decide que ya no quiere seguir enamorada de un chico (¡Cómo si fuera tan fácil!).
La novela también explora su vida en familia y la relación con sus hermanas después de la muerte de su madre.

En general me identifico muy muy mucho con la protagonista, excepto en la relación con sus hermanas (¡Nadie puede llevarse taaaaaaaaan bien con sus hermanos, es genéticamente imposible!) Y su faceta hogareña que la hace parecer una abuela, a ninguna adolescente que se precie le gusta quedarse en casa un sábado por la noche tejiendo y horneando magdalenas. Eso es así.
Sin embargo, en lo que se refiere a su vida amorosa, la entiendo perfectamente. Le encanta enamorarse, pero solo en su cabeza, crear una fantasía de como será, pero a la hora de la verdad, cuando un chico se presenta frente a ella y la invita a salir, se acobarda y corre a refugiarse detrás de sus hermanas. A mi me pasa lo mismo, excepto la parte de las hermanas, me enamoro, creo la fantasía y me encantaría que ese chico me mirase como yo le miro a él, pero nunca digo nada, nunca doy un paso adelante, si él no hace algo, yo tampoco. Hoy, a mis veinte años, puedo decir que nunca he estado con un chico que me guste de verdad, igual que Lara Jean.

En lo que respecta a los personajes masculinos, voy a destacar a Peter, porque la autora ha conseguido que me enamore de él desde el minuto uno. Es el típico chico popular de instituto americano que con una sonrisa hace que te derritas y, aunque parezca una persona vanidosa y superficial, cuando llegas a conocerlo es dulce, cariñoso y más profundo de lo que pensabas.

Jenny Han, enhorabuena por hacerme sentir con este libro fantástico, mi corazón frío e imperturbable te agradece que lo derritas.
Recomiendo este libro cien por cien a todo el mundo que quiera disfrutar de una lectura rápida y llena de sentimientos, a mi me ha hecho querer enamorarme de nuevo.

Una segunda parte de este libro será publicada en 2015 y se llamará P.D: Aún te quiero (P.S: I still love you). Yo no sé cómo voy a aguantar hasta entonces, solo sé que quiero volver a leer a Lara Jean, Peter K, Gogo, Kitty, Josh y el resto de personajes.

Publicado desde WordPress para Android